martes, 14 de abril de 2009

El levantamiento de las restricciones sobre Cuba o la falsa estrategia de conciliación de Obama

La noticia del levantamiento de las medidas restrictivas contra Cuba por parte de EE.UU. ha suscitado grande expectativa en la prensa del mundo. Al parecer Barack Obama estaba respondiendo ahora si al ofrecimiento de Raúl Castro en dialogar de forma directa y en pie de igualdad. Nada de eso. De hecho en lo esencial nada ha cambiado, ni se plantea por  el lado estadounidense. El embargo persistirá, al igual que las relaciones diplomáticas entre La Habana y Washinton continuarán rotas. Lo único que ha pasado es que Obama ha levantado las restricciones en el envío de remesas  a la isla al igual que las visitas de los cubanoamericanos a sus familiares residentes en la isla. Esto de hecho no es la primera vez que sucede pues en el año 1977 el entonces presidente Jimmy Carter también decidió levantar estas restricciones, y en el 1982 Ronald Reagan las volvió a imponer. El explicito desconocimiento del gobierno revolucionario tal como el boicot al envío de efectos personales a personalidades pertenecientes al mismo gobierno cubano o al Partido Comunista de Cuba simbolizan todo el contrario, un ataque directo buscando desvincular al pueblo cubano del régimen actual. Lo que pretenden es que desde las remesas exteriores y con el boicot a cualquier funcionario del gobierno, se debilite la posición de este a largo plazo y de esa forma se consiga lo que eufemísticamente se suele llamar la "democratización" de la isla. De la misma forma se busca abrir brechas comerciales en Cuba, pues el gobierno estadounidense busca extender una línea de fibra de vidrio por el estrecho de Florida mediante la concesión a empresas de telecomunicaciones estadounidenses. La realidad es que ya en la actualidad muchos ingresos de la isla provienen del turismo, y de esa forma ya se ve una fuerte presencia de turista estadounidenses en la isla en los sitios de interés turístico como Varadero o La Habana. En conclusión, no ha cambiado nada, pero el superpresidente Obama ha quedado más progresísta de lo que realmente es, y tiene ahora mismo una carta en  la mano para presentar cuando se enfrente a sus homólogos latinoamericanos en Puerto España.

En Bolivia la huelga de hambre del presidente Morales ha cesado por la aprobación de una ley transitoria electoral, la cual con la incorporación de un sistema biométrico sera a prueba de toda crítica de la oposición. Esto en vistas de los comicios que se celebrarán en diciembre del año en curso, donde se renovará el cargo presidencial como el del congreso boliviano. Para el se presentará Morales para un segundo mandato, y esto es lo que la oposición teme y quiere evitar a toda costa: la consolidación de un sistema funcional a tiempo, para poder después decir como este no fue ni transparente ni tan sólido como han sido hasta ahora t0dos los referendos y elecciones celebradas en Bolivia. Esto demuestra como la única forma de obligar a los legisladores de la oposición a respetar las leyes de la democracia es mediante la presión abierta. Su juego queda muy evidente y probablemente habrá más intentos de boicotear este proceso de empadronamiento electoral desde Santa Cruz o Tarija.  La falta de una oposición madura en Bolivia es el mayor problema para el sano funcionamiento de esta democracia que ha demostrado en muy poco tiempo una madurez insospechada, la cual esta en parte fundada por una real identificación de la población con su sistema político recién estrenado en 2009. Aún quedan capítulos por realizar, entre los que figura entre otros un sistema de un Consejo nacional autonómico, donde este bien estipuladas las facultades centrales y provinciales, lo cual no existe como se ha visto en la celebración de referendos ilegítimos en las autonomías de Santa Cruz y Beni en 2008. Esto no puede suceder, pues es un desconocimiento tácito de una única autoridad electoral y pone en evidencia una retinencia abierta por parte de algunos prefectos por colaborar con el gobierno central en La Paz. Aún habrá coletazos de la oligarquía cruceña, pero esta claro que ya no tienen la fuerza ni la capacidad de poner en peligro de nuevo la democracia boliviana, y mucho menos de encontrar ayuda de las oligarquías de otros países ni de EE.UU. 

Hoy vino en visita oficial el presidente Alvaro Uribe a Caracas. Esta visita que prevee posteriormente una visita a  Brasil en tan breve lapso antes de la V Cumbre de Trinidad huele como si Uribe necesite de una alianza suramericana ante la evidente falta de aliados en el norte. Obama no ha querido colaborar como lo hizo Bush con su seguridad democrática, lo cual lo ha obligado a pactar con sus archienemigos Correa y Chávez. Ahora lo vez  en una visita oficial, donde sin embargo se limitarán a discusiones de tipo económico. Nada saldrá de declaraciones políticas ni de la FARC ni mucho menos las tensas cuestiones de la frontera que esta en disputa entre ambas naciones. Cuesta acostumbrarse a ver a Uribe tan manso y correcto, sin ese tono amenazador, ni con esas actitudes arrogantes frente a sus vecinos. Quizas tenga en parte que ver con que su ministro de defensa quiere llevar cabo políticca personal en vistas de presentarse a la presidentencia el mismo a partir del fin del mandato de Uribe. Al no tener la retaguardia segura no se puede permitir tanta prepotencia. Lo mismo ha hecho la última vez que fue a Brasil, donde Lula lo recibió y tuvieron un encuentro muy cordial. Esta claro que con el fin de la administración  republicana todo ha cambiado en el panorama latinoamericano. 

Veremos a partir de jueves la reunión del ALBA en Cumana, Venezuela, que tendrá la peculiaridad de reunir a todos los miembros incluido Cuba, pues Raúl ha confirmado su presencia. Visto el desbloqueo temporal de la crisis institucional de Bolivia puede que también participe Evo Morales, aunque tampoco se ha confirmado nada en ese sentido tampoco. Si acaso todos los demás países progresistas se encargarán de transmitir la voz a favor del levantamiento del bloqueo sobre Cuba.  Y ahora que son tantos, y todos juntos habrá sorpresas en cuanto a que Obama tendrá que demostrar su capacidad de conciliar esta demanda, que el mismo no es capaz de hacer, pues si bien las restricciones son facultad del presidente mismo, el bloqueo es facultad del Congreso.  Esto no le resta importancia de que la hora histórica para ver levantarse este bloqueo imperialista y criminal ha llegado y las demandas vendrán en unisono por parte de todo el antiguo patio trasero de los EE.UU. en clara rebeldia.

 Los tiempos del imperialismo estan tocando a su fín. Y ahora vendrá la unión de los pueblos desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego. Si bien México es lamentablemente el eslabón aún más dependiente nada dice que a la larga también sabrá  desvincularse de este mal que ha afectado al continente americano desde las independencias políticas. Ahora viene la verdadera hora, y nada podrá esta vez detener esta ola, ni la CIA ni las amenazas imperialistas ni lo bloqueos económicos. 

Hasta la victoria siempre
Venceremos.

No hay comentarios: