sábado, 7 de febrero de 2009

La refundación de la nación boliviana o la entrada vigor de la nueva constitución

Este sábado 7 de febrero de 2009 pasará a la historia contemporánea boliviana como un hito de la refundación de la nación al igual que la independencia de 1825 por el mariscal Sucre. Muchos fueron los recursos de la oligaruía para frenar este proceso, pero estos fueron en vano, pues cuando un pueblo está unido ni la peor imposión puede triunfar. Este paso histórico le da un cambio radical para el futuro sobre todo en el ámbito de la política interior con la mal llamada media luna. Ruben costas ciertamente seguirá en la escena como lo hará la plataforma de los autonomístas cruceños. Aunque la bola ahora se encuentre en su campo.

Esta refundación quiere estrenarse con un nuevo ordenamiento política, donde en un mismo consejo de gobernación estén presentes todos los sectores de la sociedad, tanto colla como camba. Es evidente que el que promueva después de un referendum y de una base en común todavía un separatismo que se está quedando sin oxigeno. Sobre todo la ruptura de las relaciones diplomáticas con EE.UU aún bajo la presidencia de GEorg W. Bush, le ha cortado el mejor contacto con los hilos de la desestabilización por parte del imperio sobre regímenes contrarios a los intereses de la metropolis. Claro está que los vientos actualmente tienden a favorecer con soltura a los cambios conyuncturales de izquierda. Desde Correa hasta Morales, desde Daniel Ortega hasta Fernando Lugo. Obama tiene en el antepatio serios problemas de someter sus directrices como lo solía hacer antes. Sobre todo viendo la unión que la crisis temporal de los mercados bursátiles, esta unión se esta ampliando hacía una mayor independencia económico frente a las instituciones internacionales salidas del tratado de Bretto-Woods. Ya que al parecer los acuerdos sacados en las cumbres internacionales sobre las soluciones contra los efectos nefastos de esta crisis sobre las capas más vulnerables frente a las convulsiones del sistema.

Habiendose consumado el cambio de poder en EE.UU y vuelto la normalidad de la política, se ve claramente que el cambio va a esperar mucho. Mientras tanto Obama ha puesto a colaboradores ya conocidos como Gates o Clinton, en sitios estratégicos. Además y con una presidencia checa fantasma, de la cual no salen ni los informes protocolares emitidos por el gobierno de Mirek Topolanek a la prensa, el lector podrá llegar a pensar que nos enfrentamos a claros ciclos de violencia periódica, necesaria para mantener a estados militaristas a flote. Israel ha vueltoa la normalidad, que en este caso consiste en llegar a una tregua unilateral con Hamás. De paso ha diseminado terror destrucción y muerte en la Franja de Gaza, pero como bien sabe Tipzi Livni esos son daños colaterales, cuando la integridad del estado de Israel está entredicha. El lobby sionista ha acomodado a Hillary Clinton como secretaria de estado, por lo que realmente el gobierno israelí puede dormir tranquilo, pues no cambiará nada de como estaba antes. Eso si cada cuando hay que echar un disparo a la franja para que no se les vaya a subir el efecto mediático a la cabeza. Siguen y seguirán asediados por todos los flancos, y la estrategia seguirá siendo la supervivencia misma.

1 comentario:

moone...t dijo...

me reengancho con este que es el ultimo, pero ya he visto algunos encabezados interesantes que tambien leere.un abrazo grande.