martes, 17 de febrero de 2009

El neocolonialismo en fase de decadencia o la posible independencia económica de América latina

La crisis de legitimidad ha llegado a grados antes desconocidos verdaderamente. Tanto que Francia como una de las últimas potencias en posesión de colonias en la actualidad ve su poder resquebrajarse. La causa del descontento es la medida en que la crisis financiera en curso esta afectando el nivel de vida en las islas caribeñas francesas de Guadalupe y Martinica. Estas dos islas son el escenario actual de un levantamiento popular de las clases más desfavorecidas. También hay un movimiento similar en Guyana Francesa. De esa suerte es que los bekée, clases terratenientes están siendo los objetivos de los amotinados, poblaciones negras que ven como la economía local esta al servicio de la metrópolis. Ahora en tiempos de dificultades Francia metropolitana no esta en condiciones de desplegar la cantidad de esfuerzos que acostumbraba hacer para equiparar el nivel de vida entre la metrópolis y las colectividades y territorios de ultramar, que no son pocos. Hasta hace poco Francia estaba en la capacidad de mantener su administración fuerte en los sitios conservados después de las independencias formales de países bajo la férula francesa en África y en Oceania. La inmensa lejanía de estos lugares es la más evidente en la Polinesia francesa, como también en pequeños reinos bajo un protectorado francés, como Wallis y Futuna o Nueva Caledonia. Este último territorio ya está parcialmente en un proceso de desvinculación, estando en formalmente en un estatus transitorio hasta la celebración de un referendum hipotético en 2014. El interés aquí no es más que la riqueza mineral de la isla con minas de cobre más importantes de la región. De misma manera la presencia de buques de guerra franceses en su correspondiente zona exclusiva marítima de 12 millas es una joya a la que Francia del siglo XXI no piensa renunciar mientras que la situación se pueda sostener.

Es relevante el caso de las Comoras. Antiguamente una territorialidad francesa en todo el archipiélago del mar índico cerca de la isla de Madagascar, el referendum de autodeterminación fue a favor de la independencia de Francia, sin embargo la isla de Mayotte tuvo un resultado diferente favorable a mantener la unión con Francia. Resultado de ello hubo una resolución de la ONU que exigía la incorporación de dicha isla a la República de la Comoras, pero el uso de veto de Francia dejó un status quo donde Francia permanece en Mayotte, reclamada por las Comoras. Definitivamente Francia será al lado de Inglaterra de las pocas naciones europeas que han conservado parte de su imperio colonial.

Aunque hablando de colonias, otro caso enigmático surge, cuando la Comisión por la descolonización de la ONU declara como colonia a Puerto Rico, en calidad de Estado Asociado a los EE.UU. A efectos prácticos no es una nación soberana ni independiente, al pasar directamente de ser colonia española antes de 1898 a ser colonia estadounidense. Es dudoso que se le de continuidad a este proceso, pues EE.UU. también tiene el derecho de veto para frenar cualquier iniciativa hacía una posible independencia.

Es un hecho que se está muy lejos de declarar a América como totalmente descolonizada, pues si además se toma en cuenta la presencia de facto de una administración británica en las islas Malvinas/Falkland Islands, andemás de Georgia del Sur e islas Sandwich del sur, queda evidente la predominancia euroestadounidense en aguas americanas. De ahí a que económicamente la dependencia exterior latinoamericana hacía mercados de EE.UU. y la UE sea muy fuerte. Ya no se trata de un comercio colonial, pues si bien siguen siendo las materias primas las principales exportaciones, ahora esta el sector energético, de petróleo y gas, que se ha vuelto un eje de interdependencia de ambas partes.

Si Venezuela dejara de exportar un día petróleo a EE.UU. las consecuencias serían nefastas para ambos. De ahí que la huelga de 2002 en PDVSA y el intento fracasado de golpe de estado estuvieran unidos. Un país exportador de crudo tiene que demostrar la fiabilidad de suministro hasta en los casos más extremos, para preservar su credibilidad en el mercado internacional. Aunque también cuando la balanza exterior esta dominada por las exportaciones de crudo, esto demuestra una falta de diversificación de la economía aguda. Los más sano sería que en caso de que un sector entre en crisis otro pudiese cubrir temporalmente el vacío creado. Esto en la mayoría de los casos no se da, o muy lentamente. Esta es la razón por la que este vínculo Venezuela-EE.UU. va por encima de la peor crisis diplomática. De hecho ahora mismo estan rotas estas relaciones, pero sigue en pie el flujo diario de petróleo de Venezuela a Florida, representando en el lado de EE.UU una cuarta parte de la importaciones, y para Venezuela el 45% de las exportaciones. Para ello es que Petrocaribe quiere alcanzar impulsar la región con petróleo barato que pueda competir con el dominio estadounidense de suministro.

Al analizar en conjuntos estos aspectos con los proyectos políticos en curso, la conclusión evidente es que falta aún mucho tramo para alcanzar una real independencia económica del norte para poder llevar a cabo la unión de los pueblos de América. De hecho son los lazos económicos hechos desde los ejes financieros directamente con cada país por separado los que han dado las condiciones prealables para que se pudiera subordinar una región tan extensa. Se quiere evitar a toda costa una unión demasiado sólida de los países americanos para que en conjunto no se levanten y comienzen a rechazar sistemáticamente los tratos comerciales desiguales que subsisten en el comercio internacional.

La transición esta encaminada, eso es seguro, y pese a todo la autonomía de América latina va creciendo de a poco. No se pueden quizás ver a simple vista, pero el peso que pueden representar los países miembros del Alba, con el sello de apoyo por parte de Rusia podrían comenzar a amenazar la pax americana, que ve momento de flaqueza absoluta con una industria en crisis, un deficit presupuestario en las nuves, y una progresiva pérdida de valor del dólar. Al igual que el Bajo Imperio Romano de Occidente, su muerte será gradual, pero no pierde por eso una capacidad de recuperación insospechable. Sobre todo un pueblo que con la idea civilizatoria inherente en su cultura postiza, que además se siente fuerte a raíz de un cambio de administración que goza de un prestigio y un tiempo de gracia para maniobrar de forma a recuperar los fuedos perdidos en las nefastas administraciones de Bush I y II.

La posible consolidación de UNASUR (Unión de Naciones Suramericanas) que es la superposición de la CAN y el MERCOSUR sigue siendo la mejor apuesta para este objetivo. De nada servirá crear más organizaciones fantasmas carentes de todo contenido real. Solo se contabilizarán las medidas reales y contundentes que lleven a una desvinculación muy factible en momentos de debilidad del sistema, para irle ganando la partida al capitalismo.

Socialismo patria o muerte.
Hasta la victoria siempre
Venceremos.

1 comentario:

mmmonet dijo...

Me parece entender ¿que el Mercosur es una asosiacion fantasma para ti? ten cuidadín, jajajajaja un abrazo.